Jesús pregunta, ¿Quien soy yo?
Oración Semanal
Instituto Bíblico POC.
Enseñanzas niños
Estudios Bíblicos y Noticias
Estudios Bíblicos Nº1
Jesús Nuestro Refugio
Mensaje Semanal
Evangelismo
AYUDA PASTORAL
=> El ciclo de la violencia domestica
=> La violencia verbal
=> La mente del abusador
=> Machismo
=> Porque las golpean
=> La Mujer y la sexualidad
=> Reflexión, El Perdón
=> Para Escuela Dominical
=> 8 formas de expresión de....
=> ¿Que evangelio enseñas?
=> ¿CÓMO PUEDO SABER SI SOY SALVO?
=> El Rapto de La Iglesia
=> Los que esperan señales
Contacto
Libro de visitantes
Doctrinas
Contador de visitas
El Matrimonio
Baner
Links
Web Cristianas
Titulares Semanales
Complot Mundial
Para considerar
Frases de Fuerza
RADIO
Clases Instituto POC
Ministerio de Restauración
iglesias que oran
Preguntas frecuentes
Título de la nueva página
 


Los que esperan señales

SEÑALES Y PORTENTOS

 

Me he decidido escribir esta nota, pues me preocupa que existan tantas personas en la actualidad,  entre ellos pastores que vivan esperando señales y respuestas por todo.  Viven bajo el temor  de que “si lo que están haciendo es o no de Dios”.

En Mateo 16: 1-12, se nos narra el siguiente episodio donde fariseos y saduceos que se odiaban entre sí, se unen para tentar al Señor pidiéndole señal del cielo. Pilatos y Herodes se hicieron amigos por la misma razón.  Al pedirle señales, estaban desacreditando, mirando en menos, menospreciando los milagros que ya había hecho Jesús.  Tal vez querían fuego del cielo como pasó con Elías, o pan del cielo como pasó con Moisés.   Pienso que los cristianos de ahora, no todos , con la actitud de esperar confirmación o señal están dudando de lo que expresa la Palabra sobre un Dios portentoso, amoroso, fiel  ,y milagroso , que ha entregado a sus hijos la facultad de hacer todo lo que esté a su mano , entregando las pautas y directrices para ello. No obstante esperan    que el Señor prácticamente les envíe un ángel a confirmar lo que tienen que hacer y si está bien o no.   A esto  yo lo llamo “patudez espiritual, o derechamente, incredulidad.

El Señor describió la condición espiritual de ellos:

1º  Podían interpretar lo físico y terrenal, pero no lo espiritual,

2ª  Eran perverso pues tentaban a Dios; y

3º  Eran adúlteros porque habían olvidado al Dios verdadero, a cambio de su religiosidad vacía.

      Cristo señaló a su muerte, sepultura y resurrección, y su ministerio a los gentiles,      

      Refiriéndose al profeta Jonás.

 

La conducta de los discípulos, también era de incredulidad, ya que estaban más preocupados por las cosas físicas que por las espirituales, porque mientras Cristo consideraba la penosa condición de los fariseos, los discípulos se irritaron porque se habían olvidado de traer el pan consigo.  Cuando el Señor habló de cosas espirituales, la levadura de los fariseos, y  saduceos, los discípulos solo pensaron en el pan físico. 

 

Los afanes de este mundo, las costumbres y doctrinas de hombres, está apagando la semilla de la palabra de Dios, en el pasaje recién comentado, Cristo los recrimina por su poca fe, porque nunca pensaron que  El podría haber multiplicado el pan y haber alimentado a esas cuatro mil personas.  ¿Cuál es la diferencia  entre este pasaje y la actualidad?   La levadura de la hipocresía, falta de fe y confianza en el Señor  corrompe la iglesia del Señor.

 

Me he dado cuenta que en la actualidad existe un enamoramiento que tienen los cristianos  por las señales o milagros, un porcentaje bien alto de hermanos en la fe, esperan y buscan señales y milagros, obligando a Dios que les ratifique y respalde sus decisiones a través de estos.

 

El Señor  en la expresión “generación mala y adúltera”, ciertamente describe el estado actual de nuestro mundo.  Son demasiados los que viven esperando estas manifestaciones y descuidan buscar la voluntad de Dios expresada en las Escrituras.  Mi consejo es que hay que tener cuidado, pues Satanás también hace milagros y engaña a muchos con esta  suplantación  y cuando se está esperando estas  respuestas o lo que sea ,  verá una puerta abierta  y podrá engañar a la persona, vistiéndose incluso , de ángel de luz.

 

Es totalmente cierto que tenemos un Dios milagroso, sin  embargo, no demos por sentado que todos los milagros son de Dios.   La Biblia es bien clara.  Los demonios pueden sanar. Pueden  producir falsas manifestaciones de todo lo que puede hacer el Espíritu Santo, y hoy día están haciendo portentosos milagros de este tipo.

 

Es sabido que, los sacerdotes  budistas, los brujos  africanos,  los curanderos amerindios, y muchos otros en muchas partes del mundo, pueden efectuar curas milagrosas.  Ahora la Nueva Era, con su versión  occidentalizada del hinduismo, está ofreciendo una sorprendente variedad de milagros demoniacos.  Y la iglesia Católica romana no se queda atrás en los milagros.   La pregunta es; ¿Cómo vamos a distinguir los milagros falsos de los verdaderos?  A menudo hay ciertas cosas que vamos a pedir al Señor directamente que nos guie.  Pero hay otras que personalmente podemos observar.

 

1º ¿Son las sanidades realizadas cuando, supuestamente el que tiene el don lo determina?

      Dios sana solamente cuando El lo determina, “No cuando nosotros lo determinamos”

 

2º  ¿Ocurren los milagros de tal forma que enfocan la atención  en la persona que los provoca?

       El Espíritu Santo   solo tiene una meta:”glorificar a Jesucristo”  Nunca hace nada para                                                                                         

       Para glorificar al ser humano, y esto nos lleva a otro punto. ¿Se vale de su vocación la 

       Persona que realiza el  milagro para ganar más dinero del que necesita?   Si es así, aquí no                                 

       Está la presencia de Dios.

 

3º  ¿Cuál es el resultado en el largo plazo del milagro?  ¿se acerca más al Señor la persona, y lo demuestra con   obediencia a los mandaos de Dios  y hambre de la Palabra?  ¿O simplemente se regocija momentáneamente y luego  sigue viviendo como siempre?   En el libro  de los Hechos, cada vez que  se registra un milagro la persona se regocija y sirve al Señor como resultado.

 

Atención que muchos cristianos se exponen a los demonios por el deseo desmedido  de recibir un milagro.  Los pastores que enseñar esperar señales y milagros  caen en el error de enseñar que Dios quiere siempre hacer tales milagros, y  caen en la trampa de  tener que “obligar”  a Dios a realizarlos  en cada ocasión y lugar en  que se hable del tema.  Dios tiene el suficiente poder para realizar señales y milagros en una forma privada o pública según sea su voluntad. 

 

Tengamos cuidado de caer en este error de los espectáculos cristianos o de vivir esperando una señal para hacer algo.   Quedaremos estancados, secándonos haciéndonos un flaco favor, mientras las almas que se pierden esperan por nosotros.

 

Hay muchas personas  cuya fe a naufragado por culpa de siervos  dudosos que enseñan que, Dios está obligado a hacer lo que nosotros le pidamos  y que al no recibir curación o lo que piden  de Dios es por que la persona no tiene la fe suficiente.  No explican que tal vez una de las razones puede ser  que hay pecados sin confesar, falta de perdón o que no existe una verdadera conversión a Cristo..   Es muy fácil para el ministro echarles la culpa a los hermanos que no recibe la curación milagrosa cuando se ora por ella.  Este razonamiento le hace quedar bien ante los demás  y que la culpa recaiga sobre la persona que no ha sido bien ministrada.

 

Muchas veces ocurren milagros, pero insisto, tenemos siempre que estar examinándolos, Jesús dijo:

“No todo el que me dice, Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos; más el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  Muchos me dirán en aquel día : Señor, Señor, ¿no profetizamos en tú nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?  Y entonces les contestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad”       Mateo 7:21-23.

 

Queda claro entonces que un milagro no necesariamente procede de Dios, aunque se pida en el nombre de Jesús.  Tenemos que orar mucho y continuamente postrarnos ante Dios en estas cuestiones.  La mejor precaución la hallamos en el Padre Nuestro: “Padre hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

 

Por último, cuando tomamos una decisión y es para el avance de la obra, que beneficia a su iglesia  que traiga pecadores a los pies de Cristo, que no se contra ponga a lo enseñado por la Palabra, debemos hacerlo con gozo pues Dios nos ha capacitado para hacer eso y mucho más.  Y si a pesar de querer hacer el bien y nos equivocamos, Dios restaurará lo malo y enmendará el error con nuestro arrepentimiento sincero.  Pero no podemos, ante la duda, falta de fe, o ignorancia a su Palabra, quedarnos detenidos esperando que Dios nos  diga si es su voluntad o no.  Eso es  desconocer al Padre que tenemos  e ignorar la historia que nos narra  y enseña que el hombre no es Dios y se le perdona sus errores cuando estos han sido  hechos por amor  al prójimo.   Santiago 1:16-27 dice:

 16 

Amados hermanos míos, no erréis.

 

 17 

Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

 

 18 

El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

 

 19 

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse;

 

 20 

porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

 

 21 

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.

 

 22 

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

 

 23 

Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

 

 24 

Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.

 

 25 

Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. 

 

 26 

Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

 

 27 

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

 

Probablemente es en esto es donde Satanás  ha tenido sus mejores triunfos  en nuestra época, haciendo caer el avance de la obra de Dios, metiendo el temor y la duda en los pastores que, si lo que están haciendo es de Dios o no.  Perseveremos en la libertad que Dios nos da y avancemos  en la conquista del terreno que el diablo y sus secuaces a  robado. Dios hará el milagro cuando el lo estime necesario y nos dará la señal y esta casi siempre será el, ID, avanza:

“No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte , dice Jehová “  “Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar , y para derribar, para edificar  y para plantar”  Jeremías 1:8,10

 

"Si, pues coméis y bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios "  1ªCorintios 10:31.


Esta Palabra es para mí y UD. créale a Dios y  déjese de estar pidiendo señales y milagros por todo.

 

 

 

                                                                Dios le bendiga

                                                              Juan Lagos Encalada

                                                                          Pastor

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:


Hoy habia 9 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=